ALOJAMIENTO EN EL TIROL PARA DISFRUTAR DE LOS ENCANTOS DE INNSBRUCK

in BLOG/DESTINOS/LUGARES/LUGARES QUE TIENES QUE VER SI O SI by

ALOJAMIENTO EN EL TIROL PARA DISFRUTAR DE LOS ENCANTOS DE INNSBRUCK – Al oeste de Austria y entre enormes montañas, Innsbruck es único. Una urbe histórica en medio del increíble paisaje de los Alpes, a más de dos mil metros de altitud. Una ciudad que ha acogido 2 Olimpiadas de Invierno.

Sus pistas de esquí son conocidas internacionalmente y cuando la nieve se funde el increíble paisaje alpino ofrece múltiples posibilidades, como el senderismo o la bici de montaña. Los caminos que recorren las montañas terminan en tascas y cobijos en donde el senderista puede tomarse un refresco en las alturas, con vistas únicas a los Alpes. De mayo a septiembre, tenemos la ocasión de pasear con un guía de montaña.

El Legado Habsburgo – ALOJAMIENTO EN EL TIROL PARA DISFRUTAR DE LOS ENCANTOS DE INNSBRUCK

Con el buen tiempo, los estudiantes de Innsbruck llenan las terrazas y cafés a riberas del río Inn. El verano trae notas musicales a las calles provenientes de Innsbruck Got the Blues, New Orleans Festival, en el patio del Palacio Imperial y conciertos al aire libre. Todos los martes en el Castillo de Ambras, hay música. El archiduque era un coleccionista nato y por eso el castillo cuenta con una compilación de horrores en la Cámara de Arte y también curiosidades como el retrato de Vlad el Empalador o el conde Drácula.

La dinastía Habsburgo accedió al poder en el siglo XIII, y en la iglesia de la corte Hofkirche está el cenotafio que Fernando I de Habsburgo levantó en mil quinientos cincuenta y tres en honor a su abuelo Maximiliano I. Le protegen veintiocho impresionantes esculturas de bronce en tamaño natural representando a familias reales. En la recoleta capilla de plata de Hofkirche descansan el archiduque Fernando II y su amada esposa.

ALOJAMIENTO EN EL TIROL PARA DISFRUTAR DE LOS ENCANTOS DE INNSBRUCK  – El castillo de Ambras.

Como ocurre en no pocas zonas de montaña, una vez se entra en calor, la frialdad se disipa. Y es entonces cuando podemos centrarnos en seleccionar entre los ricos y variados quesos del Tirol. Encontramos alojamientos en Innsbruck fácilmente y nos damos cuenta una vez instalados que un español nunca se siente ni extraño ni extranjero. Puedes llegar a estar como en casa. Se cuentan por decenas las reminiscencias históricas que relacionan íntimamente la capital del Tirol con España. Sólo hace falta recordar como trataron a nuestra selección de fútbol en la Eurocopa de dos mil ocho.

La estación de Sölden, en el Tirol austriaco tiene la telecabina más potente del mundo. Tiene la capacidad de trasladar a cuatro mil quinientas personas a la hora desde la estación base a la montaña Giggijoch, a dos mil doscientos ochenta y tres metros. El Giggijoch Mountain transporta a los esquiadores sin que tengan que hacer cola merced a un sistema de acceso copiado de los parques de atracciones, con torniquetes de acceso puestos paralelamente a las cabinas. Son ciento treinta y cuatro cabinas para diez personas cada una y alcanzan una velocidad de hasta 6,5 metros/segundo.

Terminal de salida del nuevo telecabina – ALOJAMIENTO EN EL TIROL PARA DISFRUTAR DE LOS ENCANTOS DE INNSBRUCK

El cuerpo primordial del edificio es una construcción muy atractiva, un icono arquitectónico en la zona. La terminal se asienta sobre unos pilotes delgados de trece metros de altura, con un acceso acondicionado para quienes llegan esquiando.

Para los que se conforman con los paseos a pie hay opciones alternativas. La más recomendable es la que conduce a «Patscherkofel», la montaña olímpica más legendaria de Innsbruck. Se llega en solo unos minutos mediante un funicular. Una vez en la cima se puede efectuar un camino alpino de 7 km hasta Glungezer, atravesando un bosque centenario de cembros. El camino impacta por las rosas de los Alpes que lo adornan en verano. Innsbruck y sus pueblecitos ponen a disposición de los visitantes un programa gratis de senderismo de montaña.

En cualquiera de los trayectos, los cobijos, granjas y casas encantan por el tono de las flores y la madera de sus muros. Podemos aprovecharnos del tiempo benigno veraniego de la capital tirolesa y conocer de cerca los lagos donde es posible darnos un chapuzón. El Baggersee, en el distrito de Rossau, o bien el Natterersee, el Herzsee y el Lansersee, a las afueras, a pocos minutos en tranvía o bien en autobús.

Finalmente, una recomendación cultural: el casco medieval de Innsbruck

Y en él el Festival de Música Antigua o clásica de Innsbruck que nos ofrece obras de los mejores músicos renacentistas y barrocos. O el Festival de Danza que nos invita a un viaje artístico alrededor del planeta. El patio interior del Palacio Imperial, la Iglesia de la Corte y el mausoleo de Maximiliano I. Muy buena parte de la ciudad se llena de música de vals con sus conciertos al aire libre. En la Marktplatz, a riberas del río Inn, los apasionados del jazz, el swing y el soul tenemos una cita indispensable con el New Orleans Festival.

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publicitaria, puedes escribirme con tu propuesta a johnnyzuri@hotmail.com

Deja un comentario