QUÉ NO DEBES PERDERTE EN UN HOTEL BOUTIQUE

in BLOG/LUGARES PARA DESCANSAR/MIS HOTELES FAVORITOS Y ALOJAMIENTOS by

hotel-boutique7

Qué no debes perderte de un hotel boutique.

Los hoteles boutique no son hoteles cualquiera. Son lugares diseñados, pensados minuciosamente y creados para sorprender incluso a los más viajados. ¿Por qué? Pues porque lo que caracteriza a un hotel boutique es que son hoteles únicos que ofrecen experiencias que no podrás encontrar en ningún otro hotel en el mismo destino.

Son pequeñas joyas escondidas para el turista común, el que va con prisa y presupuesto ajustado, pero abiertas a los que saben ver un poquito más allá en sus vacaciones. La modalidad de los hoteles boutique surgió hace años y estaban, inicialmente, muy vinculados a las zonas urbanas o a las más rurales, en pequeños pueblos perdidos y con encanto.

hotel-boutique6

Raro era ver un hotel boutique en las zonas de turismo masivo de playas. No estaban ni estarán porque no es ese su público. El huésped del hotel boutique es otro muy distinto. Es el que busca lo pausado y hecho con mimo, la buena cocina, la tranquilidad, la experiencia diferencial, la atención personal y auténtica. En definitiva, busca crear un lazo de sensibilidad con el alojamiento que reserva que le invite a volver una y otra vez. Un vínculo de fidelidad basado en la confianza de que la experiencia siempre será buena y siempre será nueva.

Los elementos clave de un buen hotel boutique son precisamente aquellos que no debes dejar pasar si optas por reservar este tipo de alojamiento. No importa el destino que elijas, importa el hotel. Y dentro del hotel has de fijarte en un par de cuestiones clave: la versatilidad de propuestas de ocio y entretenimiento que te ofrecen los espacios comunes y la gastronomía.

hotel-boutique5

Cocina con alma

Un buen hotel boutique debe tener un excelente servicio de restauración. La gastronomía, si además se elabora con productos cultivados en el entorno del hotel, en su huerto propio o en fincas de la localidad en la que se ubica, mejor que mejor. La ecología, el respeto al entorno, el trato directo y sin intermediarios con el productor y un buen equipo de chefs y auxiliares de cocina son la combinación ideal: de ellos saldrán auténticas delicias. Además, la gastronomía en un hotel boutique siempre ha de estar ligada estrechamente al recetario local, debe ser un muestrario de los mejores platos, los más típicos pero elaborados desde perspectivas diferentes con un toque de autor que los hará únicos.

La experiencia que englobe a la comida también es vital: las zonas de comedor y terraza han de estar muy cuidadas, con un personal profesional, amable, cercano y con sugerencias que guíen al huésped en la elección de lo que más se adapte a sus gustos dentro de un amplio abanico de posibilidades.

hotel-boutique8

Los maridajes y las propuestas de entrantes dentro de una cena a la carta pueden marcar toda la diferencia y cualquier paladar con cierta educación puede apreciarlo a la mínima. Descanso a medida El diseño y decoración de las habitaciones de un hotel boutique es básico.

Dado que son hoteles que gestionan un número muy reducido de habitaciones (hasta 50 máximo), pueden y deben ofrecer la excelencia en cada una de ellas. Asimismo, lo ideal es que cada habitación sea diferente a las demás, en mobiliario e incluso estilo. De este modo, cada año los huéspedes podrán cambiar de espacio sin necesidad de cambiar de hotel. Las atenciones en las habitaciones deben centrarse en cubrir las necesidades básicas de los huéspedes pero de tal modo que los haga sentir realmente especiales: aperitivos al gusto, bebidas selectas, regalos y detalles de bienvenida y de partida, atención de urgencia, portaequipajes, limpieza diaria adaptada a los horarios de descanso de cada huésped…

hotel-boutique3Ocio original

Las zonas comunes de ocio como el jardín, la piscina o las pistas deportivas si tuviera deben presentar un diseño original que los diferencie de otros hoteles clásicos. Los juegos de senderos, las lagunas artificiales, la reutilización de establos o cocheras reconvertidas en espacios renovados y de relax para los huéspedes se ha de sumar al programa de actividades del propio hotel.

En este caso, dado que los hoteles boutique no suelen tener mucho espacio para organizar actividades dentro de sus dependencias, es imprescindible que ofrezcan rutas para conocer el destino muy personalizadas. Atender a cada huésped y orientarlo en cómo sacar el mejor partido a sus días conociendo los puntos más interesantes del destino, pero no en general sino interesantes según el gusto de cada uno.

Algunos ofrecen en sus espacios planes para que todos los huéspedes se conozcan y compartan algunos momentos juntos: barbacoas, cenas temáticas, fiestas especiales. La celebración de las tradiciones locales más arraigadas también suponen un atractivo a la hora de conocer aún mejor el destino elegido desde la comodidad del hotel.

hotel-boutique2

Un ejemplo práctico El Son Julià Boutique Hotel es uno de los hoteles boutique mejor valorados de Mallorca, un destino en sí mismo ubicado a escasos kilómetros de la ciudad de Palma y de sus playas, pero rodeado de la belleza única del paisaje natural de la campiña mallorquina.

Uno de sus puntos fuertes es precisamente el descanso y la tranquilidad: las habitaciones de Son Julià se caracterizan por ser espacios en los que se puede apreciar perfectamente el murmullo de la isla, la brisa del mar y el aroma del campo, lejos del ajetreo de la ciudad. Son amplias, diáfanas y con el encanto de las habitaciones mallorquinas más tradicionales. Eso sí: el mobiliario que se ofrece es de primeras marcas y de máxima calidad garantizada.

hotel-boutique

La gastronomía es su otro pilar: el restaurante Las Bóvedas es una puerta a los sabores más auténticos de Mallorca. Un espacio culinario donde lo primero es la tradición, lo esencial, los gustos sencillos y la capacidad de crear y sorprender en un plato con elementos y productos locales de primera calidad.

El precio, dado que es un 5 estrellas, no es desde luego económico pero sí es muy ajustado para la experiencia que ofrece y para el valor que deja en el recuerdo del que lo prueba.

Otros hoteles boutique Los destinos son de lo más curiosos porque, como hemos dicho, no es clave en este tipo de alojamientos: lo importante es la experiencia que logren aportar. Así, entre los elegidos por los viajeros como los mejores hoteles boutique de España este 2016, destacan el Hotel Boutique El Cresol, en Calaceite; el Hotel Salvia, en Sóller (también en Mallorca y tipificado como Solo para Adultos); Las moradas del Temple, en Mirambel; Petit Hotel Son Arnau, en Selva, Mallorca; Hotel Boutique Terra Santa, en el centro histórico de Palma de Mallorca; el Hotel Rector de Salamanca; y el ya clásico Abac Barcelona.

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publicitaria, puedes escribirme con tu propuesta a johnnyzuri@hotmail.com

Deja un comentario