TURISMO SEGURO Y RESIDENTES CONTENTOS

in ASISTENCIA AL VIAJERO/BLOG/VARIOS by
TURISMO SEGURO Y RESIDENTES CONTENTOS – Hace unos días me entero que hay un estudio mediante el cual la ciencia intenta explicar la irrupción geográfica de fenómenos como el de Airbnb y otras plataformas de turismo compartido. Londres, París, o Barcelona son ahora claros ejemplos de la contradicción entre la idea original de economía colaborativa y ciertos resultados de turismo salvaje que amenaza y hasta rompe la vida social de muchos barrios.

Se impone que el tema no se trate a través de la creación de bandos, a favor o en contra, sino a partir de un análisis pormenorizado de los pros y los contras. Y de ese debate, cuanto más lejos estén los políticos, mejor. Pues ellos tienden a hacer barricadas según las encuestas y sus intereses electorales y nos arrastran a todos a sus guerras sin solucionar realmente nuestros problemas.

Se me antoja que el sector de los seguros tiene una oportunidad de oro para irrumpir con novedosos servicios que den tranquilidad y garantías a los ciudadanos. Y no solo en el sector del alojamiento sino y también en el de los viajes. El seguro coche ha entrado, por poner un ejemplo, de forma muy eficaz en los viajes de Bla Bla Car y otras plataformas. A ese tipo de iniciativas me refiero.

El turismo urbano experimenta un desarrollo tal que parece haber pillado desprevenidos a muchos agentes sociales. Se habla de los turistas veinte, viajeros que se bastan solo de un PC o un  móvil para planear sus vacaciones. Su prioridad es visitar los sitios más esenciales de cada una de las ciudades. En pocos minutos reservan el vuelo, sacan las entradas para todo lo que quieren ver, y reservan su apartamento o habitación.

La Universidad Complutense de Madrid ha equiparado los patrones de ubicación de hoteles y pisos de alquiler que se ofertan en las plataformas digitales. Revelan algo que ya sabíamos, creo: La oferta de webs como AirBnb se adapta mejor a la demanda que los hoteles en lugares como Barcelona. Dicho de otra manera, al viajero que quiere visitar ciudades como Barcelona o Madrid le es más fácil y más económico buscar y encontrar lo que quiere en las plataformas de alojamiento colaborativo que en la oferta hotelera.

Pero a diferencia del ejemplo de los seguros coche, de los que hablaba antes, y de su implantación en el terreno de los viajes compartidos, en el sector de la oferta de alojamiento las garantías de seguridad dejan mucho que desear. Hay mucha indignación por las subidas de los alquileres, que echan a la población nativa de las ciudades y les dejan en una situación de imposibilidad de encontrar un alquiler para vivir. Los residentes se enfrentan más a menudo de lo que sería relativamente lógico con turistas maleducados que no respetan ni al entorno ni a los residentes. Y nadie parece tomarse en serio este problema más allá de pedir condenas por determinados actos radicales, que dicho sea de paso, están basados en una reivindicación lógica dado el malestar ciudadano.

El tema de los alquileres turísticos se ha convertido en algo muy controvertido. Yo mismo, que era un ferviente defensor de estas plataformas, porque suponen una forma de ingresos para las familias, ya no se que pensar. De momento me he pasado al bando de los que piensan que hay que regularlo. Y si todo se redujera a unas calles del centro… pero no, hasta los extrarradios empiezan a estar plagados de pisos turísticos. Pienso además que todo esto, de no regularse, terminará acabando con el mismo turismo dado que la calidad del servicio cae estrepitosamente.

Como en todo, unos ganan y otros pierden. Los residentes se quejan pero el comerciante sale ganando. El que necesita alquilar un piso para vivir no lo encuentra, ni barato ni caro, pero el propietario se forra, aunque le destrocen el piso porque se meten veinte en él. Creo que en el término medio, la mesura y la regulación está lo justo, para mayor seguridad de todos, y para que el turismo en España vuelva a ser lo que fue siempre, y no una horda de jovenzuelos que más parecen los bárbaros al asalto del Imperio Romano.

TURISMO SEGURO Y RESIDENTES CONTENTOS – Pero ¿que es lo justo, lo intermedio, lo regulado?

Lo primero de todo es que tanto viajero como residente tengan todo asegurado. Igual que todos tenemos nuestros seguros de coche y entendemos que son absolutamente necesarios, en cuanto a los alojamientos toda la actividad debe estar asegurada, regulada y registrada oficialmente. Necesitamos saber quien está en la ciudad, entre otras cosas también, para evitar ataques terroristas, por la seguridad de todos. Alguien debe velar porque el turista se comporte civilizadamente, y también, se deben poner cotos a la oferta indiscriminada para evitar que la vivienda se encarezca o desaparezca la oferta de alquiler, tan necesaria para que, entre otras cosas, vivan los residentes que prestan los servicios al turismo: camareros, médicos, policías, limpiadores, etc…

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publicitaria, puedes escribirme con tu propuesta a johnnyzuri@hotmail.com

Deja un comentario