VIAJANDO SIN SABER NI PAPA DE INGLES

in ASISTENCIA AL VIAJERO/BLOG/ZURIPEDIA by

¿Tu también tienes nivel medio de inglés pero sientes que no sabes ni papa de ingles cuando viajas por ahí? Tranquilo, la culpa no es tuya, son ellos que hablan muy rápido y encima en un inglés no académico, pero todo tiene solución.

EXCUSE ME ¿PODER HABLAR MÁS DESPACIO, PLEASE?

Mi inglés es medio, como el de casi la mayoría de los españoles, lo que quiere decir que en realidad, excepto algunas palabras super conocidas y algunas frases estilo indio, no se ni papa en realidad. Uno cree que sabe algo, pero cuando se encuentra a un tipo en el aeropuerto hablándole “tan rápido” solo se te ocurre decirle “excuse me, please, M A S  D E S P A C I O”.

Esto no te puede pasar a ti, si eres uno o una de los que estudiaron inglés en la escuela, que sepas que eso no sirve para nada. Si además has visto muchas películas subtituladas o te aprendes las canciones de Ricky Martin en inglés, tampoco sirve para nada. A no ser que des en Londres con un taxista español y O S  P O N G A I S   L O S  D O S  A  H A B L A R  E N  I N G L É S.

TIENES QUE DOMINAR EL INGLÉS, Y NO ESPERES A AÑO NUEVO PARA PROPONÉRTELO

Y esto vale para cualquier otro idioma, pero parece que en Inglaterra, en Europa, en Estados Unidos y, en general, en el mundo entero dominar el inglés nos facilita el viaje y nos abre puertas. Como dice el refrán “Por donde vayas, gente que hable inglés halles”…   O algo así era.

Andar por ahí sin saber ni papa de inglés es relativamente frustrante, aunque también te puedes poner unos cascos, hacerte el sueco, y  mezclarte entre la gente solo pendiente del paisaje y tu música. O puedes usar alguna aplicación que te traduce lo que escribes. Esto último es un poco lento, pero no es mala solución del todo.

NO HACE FALTA SER MONTORO PARA APRENDER INGLÉS

Sin embargo me han contado que para aprender inglés no hace falta ser un lumbreras, creo que basta con practicar. Mucho. Dicen también que a los españoles nos cuesta entender el inglés por que nos falta vocabulario y nada mejor para conseguirlo que cursillos de inglés para adultos adaptados a un aprendizaje del llaman natural, es decir, adaptado a situaciones reales, muy distinto del que nos enseñaron en el colegio y en el instituto.

Otra cosa que nos dificulta el entendernos es el “acento raro”, y si nos damos cuenta de la variedad de ellos que existen en España podemos hacernos una idea de como el inglés de un texano no tiene nada que ver con el de un escocés. Si a esto le añadimos las jergas y el argot más propios de la gente menos culta, la confusión está garantizada.

foto unsplash.com/@jxndreas
SI LA CULPA ES DE ELLOS, QUE HABLAN MAL, PERO ¡QUE LE VAMOS A HACER, SI ESTÁN EN SU PAÍS!

Así es que ya habrás entendido que no es culpa nuestra. Si hablaran despacio, olvidaran su acento y se ciñeran al inglés correcto, les entenderíamos, ¡Si ya decía yo que algo no cuadraba, teniendo, como tengo, un nivel medio de inglés! Pero, fuera bromas, si no sabes inglés, te recomiendo que hagas todo lo posible para aprovechar el viaje aprendiéndolo y practicándolo. Habla aunque tu nivel sea bajísimo, se reirán de ti o no te entenderán, pero ganarás soltura y perderás miedo. Usa el spanglish antes que callarte, a lo mejor te entienden porque ellos también tienen nivel medio de español…

RELATOS DE LA ZURIPEDIA

Si aprendía inglés era por ella. No le terminaba de encontrar la utilidad porque Norfox acababa de “aterrizar” en este planeta. Pero se había enamorado perdidamente desde el primer momento en que la vió. Tan poco conocía de La Tierra que deambulaba como un paralítico. En todos los sentidos, pero también porque tenía las piernas destrozadas del forzoso aterrizaje, y se movía con unas muletas.

No aprendía ni papa de inglés. A la gente le parecía extraño su aspecto. Y eso que era Londres. Tenía unos extraños rizos en la cabeza. El paralítico Norfox, recién llegado del Mundo de Boa, y de una guerra cruenta, preguntaba aquí y allá, sin obtener respuesta. Decía–: Soy Norfox, y vengo de Boa. Soy Comandante del ejército derrotado de la provincia de Degardé, al servicio de su majestad Ferojenio II- La gente creía que era francés, y se burlaba de él.

Un niño que le acompañaba no paraba de leer cosas. Y un grandullón, de cabeza rapada se aproximó a Norfox diciéndole —¡Vete de una vez al averno! y rió. —¡Me das asco! —volvió a escupir. El niño, al advertir su comportamiento, corrió como para buscar ayuda. Se temía lo peor. Eran extraños en un planeta desconocido. Se les unió el perro, que salió por una ventana, abierta, y pudo revisar la desgracia. El niño lloraba. Intuía que no eran Bienvenidos, y ni siquiera sabía por que… ¡No eran tan diferentes! ¿Por que estas gentes eran tan poco amables? Alguién les había dicho que debían aprender inglés. ¿Para que? -se preguntaban- Llorando, bajó junto a su padre una sucesión de pisos.. 

A sus ciento cincuenta años, Norfox era aún todo un jovenzuelo. Tras conseguir la prosperidad de Degardé, luchando contra las opresoras Hymnisas, aún sin haber llegado a la edad madura, el Rey lo premió concediéndole el derecho a un hijo, con cualquiera de las esclavas de la Corte. Tuvo sexo con una de ellas, al azar, durante 8 jornadas, hasta que quedó embarazada de su hijo Exselote. Nunca se había enamorado. Hasta que llegó a este planeta. La Tierra le llaman. Y ella… no sabía su nombre, solo que hablaba inglés, y había sido la única persona amable con él y con su hijo.

Fragmento sacado de las Crónicas de Zuria, de Johnny Zuri

Deja un comentario