El coche eléctrico, la alternativa real hacia el futuro 2

El coche eléctrico, la alternativa real hacia el futuro

in COCHES ONLINE

¿Cómo ha evolucionado el coche eléctrico recientemente? El coche eléctrico, la alternativa real hacia el futuro…

¿Por qué ya es factible el coche eléctrico para viajes cortos o largos? Aunque aún nos queda un largo trecho por recorrer, estamos en el camino correcto. La clave para utilizarlos es el tipo de carga, porque no todos los puntos son iguales ni ofrecen los mismos beneficios, a corto y largo plazo. En mi caso me encuentro con el hecho de que ya va siendo fácil encontrar dónde cargar mi coche eléctrico

Actualmente tenemos cuatro tipos de cargas en el mercado que son aptas para vehículos eléctricos, cada una de las cuales tiene sus ventajas y desventajas y el precio de recarga del vehículo eléctrico está convirtiéndose en un valor a tener en cuenta.

El coche eléctrico, la alternativa real hacia el futuro
El coche eléctrico, la alternativa real hacia el futuro

Por ejemplo, en la primer opción hay que tener en cuenta el conector físico utilizado por el vehículo así como la potencia e intensidad que afectan el tiempo de carga y la información sincronizada entre el punto de recarga y el vehículo. Básicamente podemos usar todos los enchufes que tenemos en nuestro hogar y que se utilizan para conectar electrodomésticos, iluminación o dispositivos electrónicos. En el primer tipo de carga solo necesitamos un cable con enchufe SCHUKO para conectar nuestro vehículo a la red doméstica. Hasta podemos cargar el vehículo eléctrico en garaje, lo que va siendo muy habitual.

Otro sistema de cargar el coche eléctrico es el de carga lenta, apto para pequeños vehículos eléctricos denominados cuatrimotos o híbridos enchufables.

El coche eléctrico, la alternativa real hacia el futuro
El coche eléctrico, la alternativa real hacia el futuro

La tercera opción de carga es la recomendada por los fabricantes, que combina seguridad y protección.

Y el cuarto tipo de carga es muy útil cuando estamos de viaje y necesitamos seguir funcionando a cierta velocidad o en situaciones en las que no podemos permitirnos esperar unas horas porque permite cargar al menos el 70% de la batería en menos de 30 minutos. Se trata de la opción mixta.

Una gran apuesta por un automóvil eléctrico. La batería de electrolito.

Requiere optimizar el tamaño y el funcionamiento de la batería. Por otro lado, también es necesario reducir el peso.

Existe un tipo de cristales metálicos, que se caracterizan por tener pocos electrones en las capas más externas y estar cargados positivamente. La ventaja de una batería de electrolito sólido es que se calienta mucho menos y es menos propensa a degradarse, lo que significa que puede mantener su capacidad de almacenamiento durante muchos otros procesos de carga.

Estructura molecular del grafeno

Entre sus inconvenientes está que no estaría en el mercado durante diez o quince años y que la única empresa española de investigación de baterías de grafeno, referente mundial, ha sido recientemente acusada de fraude y está siendo investigada por el Mercado Nacional de Valores.

¿A dónde irán las baterías de los coches eléctricos una vez que se hayan depreciado? ¿Quién se encargará de reciclarlas para evitar su contaminación?

Estos y otros problemas similares han dado forma a una de las leyendas negras del automóvil eléctrico. Reciclar las baterías es imprescindible para garantizar los beneficios ambientales de estos modelos. Pero el alto valor económico de los módulos de batería para vehículos eléctricos, incluso al final de su vida útil, evitará que se eliminen como chatarra.

Además, los beneficios económicos se incrementarán a medida que la certificación de la huella ambiental se vuelva común entre las empresas involucradas en la extracción de materias primas o la producción de baterías que las utilizan.

El coche eléctrico, la alternativa real hacia el futuro
El coche eléctrico, la alternativa real hacia el futuro

Hay diversos posibles usos de estas baterías recicladas, y ahí los fabricantes de automóviles colaboran con otras empresas del sector. Estos garantizan las baterías de sus coches eléctricos durante aproximadamente ocho años y, según la marca, entre 160.000 y 180.000 kilómetros. Sin embargo, esto no significa que estas baterías vayan al vertedero.

Y aunque las pilas que no alcanzan el 70% de su capacidad siguen siendo adecuadas para su reutilización en vehículos menos exigentes, una vez que las usadas se reemplazan por otras nuevas, las baterías están listas para comenzar su segunda vida, ya sea en el automóvil o para otras aplicaciones.

Las baterías renovadas pueden realizar una serie de funciones, pero destaca uno de los posibles modelos de negocio: la producción de murales para el almacenamiento de electricidad doméstica. Se trata de la agrupación de bloques de baterías para almacenar energía y transferirla donde se necesite.

En la Red podemos ver incluso vídeos sobre cómo funcionan los robots de carga hechos con baterías recicladas.

Otra alternativa al uso de baterías para vehículos eléctricos es agruparlas en módulos que reemplacen a los ruidosos y contaminantes generadores de gasolina o diésel que se utilizan comúnmente en eventos al aire libre, desde bodas o celebraciones en fincas rurales hasta festivales.

Baterías usadas en lugar de centrales nucleares

Una de las ventajas de las baterías de vida secundaria reacondicionadas, ya sea como almacenamiento de energía o como soporte energético, es que su uso es mucho menos exigente que con un coche eléctrico, lo que prolonga su vida. Y según el estudio The Second Life of Electric Car Batteries de McKinsey, este uso es menos exigente.

El uso de estas baterías como almacenamiento estático requiere ciclos de carga / descarga mucho más bajos, de 100 a 300 por año. Además, se estima que estas baterías usadas llegarán al mercado de forma masiva en cinco años, alrededor de 2025, cuando los modelos actuales comenzarán a completar su ciclo de vida.

El costo de almacenes hechos con baterías reacondicionadas será entre un 30% y un 70% más baratos que si fueran hechos con baterías nuevas, y reducirá significativamente la inversión de capital. Y la rentabilidad se mantendría al menos hasta 2040, aunque preferiblemente en torno al 25%, debido a los menores precios de las baterías nuevas.

Todos estos factores permiten estimar una capacidad de almacenamiento de 220 gigavatios-hora en 2030 para baterías usadas de automóviles eléctricos, lo que corresponde a una capacidad de producción de al menos 220.000 megavatios-hora de centrales nucleares.

El coche eléctrico, la alternativa real hacia el futuro
El coche eléctrico, la alternativa real hacia el futuro
Otra vida de las baterías es el reciclaje para obtener materias primas.

MENOR INTERÉS POR TENER COCHE PROPIO

Muchas ciudades europeas, como Madrid o Barcelona, ​​están revolucionando la forma en que nos movemos. Ofrecen una amplia gama de alternativas de viajes compartidos. Combinan máquinas y tecnologías para satisfacer las necesidades de libertad, rapidez y proximidad que demandan las nuevas generaciones.

Los jóvenes están cada vez menos interesados ​​en su propio coche. Poco a poco, las generaciones mayores se van alejando también del deseo de pertenencia que nos llevaba a comprar un coche nuevo. Por otro lado, la movilidad eléctrica compartida se ha convertido en una nueva oportunidad de negocio para inversores y grandes fabricantes de automóviles. En estos servicios, vemos una solución a la caída de las ventas de vehículos.

Los gobiernos también están apoyando esta transición a la movilidad, ya que permiten que los vehículos eléctricos se estacionen gratis en las ciudades. Además, brindan apoyo a las personas que desean reemplazar su vehículo por uno eléctrico. Recordemos que los motores de los vehículos eléctricos son más eficientes y que además reducen las emisiones generadas por un coche de gasolina hasta en un 95%.

82 / 100

Deja una respuesta