MI ÚLTIMO VIAJE A ZARAGOZA

in ASISTENCIA AL VIAJERO/BLOG by

MI ÚLTIMO VIAJE A ZARAGOZA5En mi último viaje a Zaragoza me pasó de todo, hasta un cerrajero tuve que buscar para poder pasar la noche tranquilamente en la casa que un amigo mío y yo habíamos intercambiado, pero eso os lo cuento un poco más adelante.

INTERCAMBIANDO CASAS

El caso es que, como digo, mi último viaje a Zaragoza fue muy accidentado. Hace pocos días me dije: “llevo un tiempo sin salir de la orilla de Mediterráneo, me apetece un poco de interior”, y mira por donde me llama mi amigo Enrique, de Zaragoza, al que conocí en una famosa web de intercambio de casas vacacionales y me propone intercambiar mi casa con la suya por unos días. Pues ¿que le iba a decir? que por mí, encantado. Y procedimos.

Para quienes no son de por aquí os diré que Zaragoza es una ciudad entre Madrid y Barcelona, y es un destino verdaderamente interesante para un fin de semana de invierno. Se come bien, hay marcha nocturna, buen ambiente bohemio y musical, y de paseo no está mal.

MI ÚLTIMO VIAJE A ZARAGOZA4UN VIAJE A ZARAGOZA MUY ACCIDENTADO

Zaragoza es la quinta población de España con unos setecientos mil habitantes. En invierno hace frío, realmente, pero merece la pena. A orillas del Ebro si cojes un autobús turístico te lleva a conocer todos los sitios emblemáticos de la ciudad. Hacía ya tiempo que no visitaba Zaragoza y me impresionó a la llegada y los días posteriores la transformación que la ciudad ha experimentado gracias a la Exposición internacional del 2008.

Lo cierto es que el viaje, en autobús, con múltiples retrasos el de Málaga a Madrid, y también el de Madrid-Zaragoza casi me hacen desear no haber salido de mi casa al lado de la playa en Mijas Costa. Pero lo peor fue a partir de cuando llegué al bar en que mi amigo Enrique me había dejado las llaves de su casa. Hasta ahí todo bien, pero al llegar, nada, que las llaves no abrían. Llamo a mi amigo, y Enrique me dice aquello de (primero un taco) “me he equivocado de llaves” la llevo ahora mismo en el bolsillo. ¿Que hacer? Sólo había una posibilidad: contactar con un cerrajero en  www.cerrajeros-zaragoza.es. Dícho y hecho. Todo solucionado.

MI ÚLTIMO VIAJE A ZARAGOZA3SI LA COSA ES SUSCEPTIBLE DE EMPEORAR, EMPEORARÁ, ES LA LEY DE MURPHY, CREO.

Esa noche ya no pasó nada más… malo. Me fui a la cama y dormí como un tronco. A la mañana siguiente de visita a la bodega Viña Real para hacer un artículo sobre vinos para otro de mis blogs, y ¿os imagináis que? Me pierdo por el camino. Y no solo eso, sino que el coche de alquiler que había estrenado esa misma mañana empieza a echar humo incomprensiblemente del motor. Me paro, llamo, y espero. Obviamente no puedo llegar a tiempo a la cita aunque muy amablemente mi anfitrión accede muy comprensivo a dejarla para el día siguiente. Ese día no me quedan ganas de más, busco un lugar donde comer y por la tarde me meto en la casa y me paso hora tras hora viendo “mujeres, hombres y viceversa”. Una y no más, Santo Tomás. Mañana será otro día.

Y efectivamente, a la mañana siguiente era otro día, incluso salió el sol, cosa rara en Zaragoza por estas fechas, y me fui a la bodega. Esta vez no hubo ningún percance. Pero, al caer la tarde comienza a diluviar de lo lindo. Ya me lo temía, pero confiaba en que la chica delgadita canaria que da el tiempo esta vez se hubiera equivocado. ¿Por? Pues porque quería salir de noche. ¡Que más da! Llamé a una antigua amiga, dio la casualidad que estaba libre y nos fuimos a tomar unos copazos por ahí.

MI ÚLTIMO VIAJE A ZARAGOZA2DE FIESTUQUI POR ZARAGOZA

De fiesta por Zaragoza se está muy bien, pero a cierta edad, a determinadas horas uno empieza a echar de menos la cama y de más las copas. No me podía marchar, mi amiga era la que conducía, era su coche y, para colmo, se había encontrado con alguien a quien llevaba un tiempo intentando “echarle el guante” y se había propuesto no dejarlo escapar. Aunque ello significara que yo aguantara ahí, hora tras hora, hasta que al final se decidiera ¿A Que?

Pues el qué no os lo podéis imaginar. Resulta que Juani tiene novio y vive con él, así es que me pide “por fi, por fi, ya te lo pagaré de alguna forma” y acabamos los tres en casa de mi amigo, que ahora era mi casa por unos días. Y solo hay una habitación. No, no hicimos un trío, me tocó dormir en el sofá. Al día siguiente me levanté temprano y me fui a visitar la ciudad por mi cuenta.

MI ÚLTIMO VIAJE A ZARAGOZAUN VIAJE A ZARAGOZA CON FINAL FELIZ

Un paseo por la historia de Zaragoza, por su pasado romano, los restos de la muralla que protegió a la ciudad en los Siglos II y III, también por la ciudad medieval, un café con churros a las ocho de la mañana y unas cañas más tarde, de bar en bar. ¡Qué felicidad! No sé como, pero acabo en El Pilar. Me llama mi amiga, se disculpa y me agradece que haya sido tan bueno, pero yo me pregunto si para este viaje había necesitado estas alforjas. Al día siguiente volvía a Málaga, pero esta vez en AVE.

Moraleja: Planea bien tu viaje, a Zaragoza o a donde sea, y ten una agenda llena de recursos alternativos por lo que pueda surgir.

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publicitaria, puedes escribirme con tu propuesta a johnnyzuri@hotmail.com

Deja un comentario