Cuando no quedan viajeros a disney ¿Que va a hacer Bob Iger?

in NEWS - LO MÁS NUEVO

El ex- C.E.O. creyó que estaba cabalgando cara a la puesta de sol. Ahora está reafirmando el control y reinventando Disney como una compañía con menos empleados y más termómetros. El Shanghai Disney, ya el veinticinco de enero, fue cerrado debido al brote de coronavirus.

abril 2020

Cuando no quedan viajeros a disney ¿Que va a hacer Bob Iger?

The Walt Disney Company transformó a franquicias como Marvel y «Star Wars» en el mayor negocio de medios del planeta, y el otoño pasado fue poner los toques finales a la imagen de un personaje histórico: su director, Bob Iger.

A fines de septiembre, el Sr. Iger, de sesenta y nueve años, publicó «The Ride of a Lifetime», un trabajo atrayente de auto-radiografía. El apuesto ejecutivo, que consideró con seriedad postularse para presidente este año, pasó el mes siguiente en el género de vira mediática por la que Disney es conocido.

También se recreó con el triunfante comienzo de un servicio de streaming que de manera inmediata rivalizaba con Netflix, fue ovacionado como «empresario del año» por el tiempo y descrito como «el C.E.O. más agradable de Hollywood» en un artículo en el The Times de Maureen Dowd.

Aun sus amigos se preguntaban si los anuncios de Instagram producidos para su MasterClass sobre liderazgo eran un demasiado para el body. Todo salió tan bien que el Sr. Iger decidió que era hora de hacer algo que había postergado 4 veces desde 2013: retirarse como C.E.O.

A inicios de diciembre, afirman los ejecutivos de Disney, le dijo a su junta que estaba listo para irse. Cerca de ese tiempo, un puñado de personas en la ciudad de Wuhan, China, empezaron a desarrollar tos enigmáticas. Y a fines de enero, unos días después de que Disney se viese obligado a cerrar su parque temático de la ciudad de Shangahi mientras que el coronavirus se extendía, el nuevo director nominal es referido como «Bob C», al paso que el Sr. Iger prosigue siendo solo «Bob». Y su título es «presidente ejecutivo», haciendo énfasis en la primera palabra.

El Sr. Iger está ahora intensamente centrado en rehacer una compañía que brotará, a su antojo, de manera profunda pero cambiada por la crisis. El boceto que ha dibujado para los asociados ofrece una visión del futuro artículo-pandemia: Un Disney con menos empleados, liderando el nuevo y también dudoso negocio de reunir a la gente de manera segura para la diversión.

«Este es un instante en el que la gente, ante todo, mira un caso de liderazgo que ha probado serlo a lo largo de un largo período, y Bob lo personifica».

La historia de Walt Disney Company desde el instante en que el precursor del Sr. Iger, Michael Eisner, la aceptó en mil novecientos ochenta y cuatro es una de desarrollo pasmoso que se ha transformado en el modelo para el negocio de los medios modernos y globales.

La compañía transformó sus iconos como Mickey Mouse en vacas de dinero en efectivo. El Sr. Iger ha pasado más de cuarenta años trabajando para empresas que ahora son una parte de Disney, y se ha ganado su reputación por medio de adquisiciones valientes.

Adquirió Pixar, Marvel, entonces Lucasfilm, por miles y miles de millones de un solo dígito, y de forma rápida creó considerablemente más miles y miles de millones de dólares americanos en valor con ellos. El Sr. Iger tuvo el mayor trabajo del planeta, rigiendo no solo una compañía sino más bien un «estado-nación», como el gobernante de California, Gavin Newsom, describió a Disney últimamente.

Mas el modelo, muy imitado de Disney, estaba prácticamente y de forma perfecta expuesto a la pandemia. El cambio del entretenimiento en pantalla a las experiencias presenciales asistió a Disney a transformarse en la compañía de medios más grande del planeta.

Mas esas empresas han sido imposibles de resguardar de la pandemia.

«He visto a Bob llevar a esta compañía a nuevas alturas increíbles, y he aprendido una gran cantidad de esa experiencia. Me siento impresionantemente agraciada de poder trabajar de manera estrecha con él a lo largo de esta transición», afirmó Chapek en la asamblea.

Los hombres volaron de allá a Walt Disney World en Orlando, Fla., para conocer ejecutivos preocupados por el efecto del distanciamiento social en sus negocios; anunciaba el cierre del parque al día después. Entonces, volaron de regreso a Los Angeles y en el camino, afirmaron una persona familiarizada con su charla, discutieron la profundidad de la crisis.

El Sr. Iger dejó claro que proseguiría de manera estrecha implicado.
Al día después, el trece de marzo, fue el último en la oficina. A inicios de abril, el Sr. Chapek mandó un sombrío email interno anunciando una ola de furloughs.

Impulsó recortes inmediatos y se congela en todo, desde los presupuestos de desarrollo hasta el sueldo de los contratistas. La compañía empleó doscientos veintitrés mil desde el verano pasado, y no afirmará cuántos trabajadores están desmontados, mas las cantidades son enormes.

Incluye a más de un treinta por ciento de trabajadores solo en el negocio turístico de California, conforme asegura el presidente de Workers United Local cincuenta que representa a ciertos de esos trabajadores. Otro cuarenta y tres por ciento de trabajadores en Florida, confirmó la compañía el último día de la semana.

Todos y cada uno de los trabajadores preservarán sus beneficios, mas sus últimos talones de pago van a llegar el diecinueve de abril.

El estado anímico en Disney es «terrible», afirmó una persona que ha hecho proyectos con la compañía. «Están cubriendo los espéculos y rasgando ropa».

Iger, mientras, trata de descubrir de qué forma va a ser la compañía tras la crisis.

Origen: Bob Iger Thought He Was Leaving on Top. Now, He’s Fighting for Disney’s Life.

Deja una respuesta