edmondlafoto / Pixabay

CUANTO CUESTA SUBIR A LA TORRE EIFFEL – ENTRADAS Y +

in PORTADA/VIAJAR POR EL MUNDO

¿Entradas tour eiffel sin colas? ¿Cuanto cuesta subir a la torre eiffel? Te contamos cosas sobre las Entradas a la Torre Eiffel: Opciones y horarios…

Tarifas Torre Eiffel 2019 — en euros tasas e impuestos incluidos

Adulto Jóvenes 12 – 24 años
Hasta último piso en ascensor Tarif sommet – ascenseur 25,50 euros 12,70 euros
Por escaleras hasta segundo piso y al último en ascensor Tarif sommet – escalier + ascenseur 19,40 euros 9,70 euros

La naturaleza histórica de la Torre Eiffel, su distribución y su gran afluencia de público hacen precisas unas medidas singulares para resguardar la seguridad de sus visitantes. A veces incluso se cierran todas o ciertas zonas que generalmente están abiertas al público y se inspecciona el contenido de bolsas y bultos. En el monumento no se aceptan equipajes grandes ni animales, salvo los perros lazarillos para invidentes. No hay consigna para equipajes. También online tienes las entradas y todas las opciones disponibles para acceder sin ningún tipo de problema, sin colas y sin pérdidas de tiempo.

La Torre Eiffel es el monumento turístico más visitado de todo el planeta.

La torre se llamó originalmente Torre de trescientos metros , sin embargo después tomó el nombre del genio que la construyó, el ingeniero Alexandre Gustave Eiffel. Si bien al principio poca gente fue capaz de comprender la maravilla que este ingeniero y su equipo edificaron, con sus miles y miles de piezas traídas desde talleres de diferentes lugares y ensambladas allá, actualmente absolutamente nadie duda de la grandiosidad de esta fantástica obra de la arquitectura. Otra curiosidad interesante respecto a este monumento es que, si bien parezca increíble, la propuesta original de edificar esta torre de trescientos metros había sido ofrecida a otras muchas urbes europeas, sin embargo todas y cada una de ellas la rechazaron.

Siendo el monumento más visitado del planeta entero, las entradas a la Torre Eiffel están muy codiciadas. Por ello las entradas en general y también para una visita guiada a la cima de la Torre Eiffel conviene llevarlas ya «sacadas» desde casa.

CUANTO CUESTA SUBIR A LA TORRE EIFFEL - ENTRADAS Y +
edmondlafoto / Pixabay

Hay un tipo de entrada con la que vas a poder subir a la cúspide de la Torre Eiffel, conocer el piso de Gustave Eiffel en la cima y ver desde lo alto ciertos de los lugares más esenciales de la urbe como el Montmartre, el Museo del Louvre, el Arco del Triunfo… Con este tique para poder ver el monumento vas a tener garantizado tu acceso al tercer nivel, la entrada reservada al segundo nivel, el acceso a los atajos del control de seguridad y un guía profesional.

Otra opción para adquirir tu billete es la taquilla de la Torre Eiffel. Este es el punto que toda la gente desea eludir por el hecho de que las colas se hacen inacabables. Los costos son exactamente los mismos que en la web, sin embargo posiblemente cuando llegue tu turno te digan, sin ruborizarse, que ya no quedan entradas y que vuelva usté otro día.

Horario Torre Eiffel

El coste de la Torre Eiffel depende de si te resuelves a subir al segundo piso o bien a la cima. Subir en elevador hasta el segundo piso cuesta dieciséis con treinta €, y si deseas llegar a la cima, deberás abonar veinticinco con cincuenta €. Si deseas ahorrarte unos euros puedes usar la opción escaleras para subir al segundo piso. El costo en un caso así va a ser de diez con veinte euros y diecinueve con cuarenta euros respectivamente. Para llegar a la cima solo se puede hacer en elevador, sin embargo posiblemente subir más de cien metros de escaleras sea demasiado para cualquiera.

Comer en la Torre Eiffel

La Torre Eiffel tiene dos restaurantes en los que puedes comer y cenar. Así es que no solo es el monumento más conocido de la ciudad de París, asimismo famosa como la Gran Dama, es además de esto el monumento más retratado de Francia y uno de los más visitados del planeta. Y merece la pena una cena romántica prolongada. 

Historia

Fue construida a fines del siglo XIX por el arquitecto técnico francés Gustave Eiffel, con la meta de ser parte de la Exposición Universal de la ciudad de París de mil ochocientos ochenta y nueve. En conjunto se tardaron dos años, dos meses y cinco días en su construcción, el doble del tiempo previsto en un inicio. El presupuesto total fue de ocho millones de francos. Tras la exposición se desató una enorme polémica puesto que muchos y muchas la consideraban un monstruo de hierro, y estuvo a un «pliskis» de que intentaran demolerla. Hoy día es uno de los monumentos más visitados, retratados e inclusive dibujados del planeta.

Altura

Ubicada en el distrito siete al lado del Campo de Marte, su armazón de hierro se levanta hasta los trescientos metros de altura, contando la antena llega a los trescientos veinticuatro metros. 

El primer piso, situado a cincuenta y siete metros de altura, cobija un observatorio panorámico, un restaurante, una oficina postal, una tienda de souvenirs y una sala de exposiciones. El tercer nivel está situado a doscientos setenta y cinco metros de altura sobre el suelo.

Uno de los instantes más singulares para disfrutar a tope de la Torre Eiffel es al anochecer, cuando se apagan las luces del día y se enciende el iluminado que reluce en la noche parisina desde mil novecientos ochenta y cinco. De año en año acoge la Vertical de la Torre Eiffel, una carrera a contrarreloj para establecer quién es el corredor más veloz en subir sus mil seiscientos sesenta y cinco peldaños.

La Torre Eiffel tiene un par de millones y medio de remaches que sostienen unidas todas las piezas de metal. En un día despejado, desde lo más alto se puede ver a kilómetros de distancia, y de noche, toda la torre destella de forma mágica. Con más de trescientos metros de altura, tanto como un edificio de ochenta plantas, la Torre Eiffel parisina fue la estructura artificial más alta del planeta a lo largo de cuarenta y un años, desde mil ochocientos ochenta y nueve hasta mil novecientos treinta. Elevándose de manera firme a los cielos, la ambiciosa Torre Eiffel es un símbolo de lo moderna que podía ser la cultura europea de finales del siglo XIX.

En tem­po­ra­da alta y vaca­cio­nes en Fran­cia pue­de haber has­ta horas de cola en taqui­llas, que en verano pue­den lle­gar a ser cuatro horas fácil­men­te.

Si pre­fie­res com­prar tu entra­da en las taqui­llas de la Torre Eif­fel debes hacer­lo el mis­mo día de la visi­ta, en tanto que no se pue­de com­prar en taqui­lla para otro día.  Esto es, no se hacen reser­vas de fecha y hora, sino que compras y entras inmediatamente, o no entras y pierdes lo que has pagado. Las entra­das com­pra­das en la taqui­lla son para empleo inme­dia­to. En un caso así, todos y cada uno de los visi­tan­tes han de estar pre­sen­tes en el momen­to de la com­pra en tanto que la entra­da es váli­da inme­dia­ta­men­te des­pués de esta com­pra. En el bole­to apa­re­ce la data y hora de empleo.

La dis­po­ni­bi­li­dad de entra­das en taqui­lla es limi­ta­da y no siem­pre hay, con lo que si quie­res ase­gu­rar­te poder subir en una fecha concreta y hora mejor que las com­pres por inter­net de mane­ra anti­ci­pa­da. En las taquillas se forma una enorme cola. La queja de com­prar tus bole­tos en las taqui­llas de la Torre Eif­fel es que ten­drás que espe­rar en 2 filas: la de la pro­pia taqui­lla y la del acce­so que eli­jas para subir. La de taqui­llas es la más lar­ga y en ella se lle­ga a per­ma­ne­cer cuando menos una hora, o bien considerablemente más en tem­po­ra­da alta y días feria­dos en Fran­cia.

Si quie­res mini­mi­zar el tiem­po de espe­ra, te reco­mien­do lle­gar tem­prano —aun­que de poco vale por­que muchos y muchas, que ya han leído esto antes que tú, lo hacen también— con lo que lo mejor es com­prar onli­ne con anti­ci­pa­ción. No me canso de repetírtelo. Lue­go no digas… que el que avisa no es traidor. Depen­dien­do de la for­ma que eli­jas para subir, ten­drás que hacer cola a la entra­da y espe­rar entre quince o bien treinta minu­tos adi­cio­na­les. Nor­mal­men­te la fila para subir por las esca­le­ras es la más rapi­di­ta: prácticamente no hay por­que todos pre­fie­ren utilizar el cómo­do ele­va­dor que es don­de está «la enorme cola de la Torre Eiffel».

Las tari­fas para subir a la Torre Eif­fel son las mis­mas si se com­pran en la página web ofi­cial o bien direc­ta­men­te en las taqui­llas del monu­men­to. Los bebés y pequeños has­ta tres años cum­pli­dos dis­fru­tan de entra­da gra­tui­ta.

Si tie­nes una tar­je­ta turís­ti­ca París Explo­rer Pass, vas a poder acce­der gra­tis has­ta el segun­do piso como inte­gran­te de un gru­po redu­ci­do. La Torre Eif­fel no ofre­ce des­cuen­tos ni entra­da inclui­da a los posee­do­res de las tar­je­tas Museum Pass o bien Paris Pass.

Las entra­das que se ven­den a pre­cios reducidos en la pro­pia web de la torre son las pri­me­ras en ago­tar­se —duran unas pocas sema­nas, volan­do solamente salir a la ven­ta. Las agen­cias de turis­mo aca­pa­ran la mayor par­te del cupo, con lo que las sobras se dejan para ven­ta en taqui­lla el mis­mo día o bien en la página web. De ahí que, todavía com­pran­do onli­ne, hay que anti­ci­par­se mucho para poder reser­var tu entra­da en la misma fecha exac­ta de tu via­je.

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publicitaria, puedes escribirme con tu propuesta a johnnyzuri@hotmail.com

Deja un comentario

Latest from PORTADA

Go to Top