COSAS QUE HACER EN BARCELONA HOY – GESTIONA TU TIEMPO

in DONDE COMER BIEN/PORTADA

cosas que hacer en barcelona hoy – actividades baratas barcelona – que ver por barcelona – que visitar por barcelona – imprescindibles barcelona…

Voy descubriendo Gaudí. Por el camino de Gracia, aquella calle que en el pasado conectaba Barcelona con la vieja urbe de Gracia… En la actualidad es el distrito de Gracia, mas esta es otra historia. Entro en casa Battló sin colas y uso de la audioguía en la Sagrada Familia…. Mírame, ahora mira a tu hombre… voy a caballo. La obra Gaudí, famosa en el mundo entero, no precisa de ninguna explicación. 

Un día relajante se puede iniciar con un camino en el Parque de Montjuic. Desde el aeropuerto hay múltiples formas de transporte público para llegar al centro de la urbe. Hay en Barcelona muchas opciones de alojamiento y todo depende únicamente de tus gustos y tu bolsillo. Y existen muchos lugares que visitar, cada uno de ellos con su encanto. Mientras paseas por la Rambla de Barcelona y tienes que asistir a la asesoria laboral barcelona puedes ir haciendo planes, desde alguna aplicación, para el resto del día. Vuelve a mirar a tu hombre… ahora mírame a mí… ¿A qué huele tu hombre?

Hay una bodega donde se realizan los vinos de la ciudad de Barcelona. ¿Por qué razón hay que ir? Perro Calopa es una masía del siglo XVI clasificada y con 3 hectáreas de viñedo que desde dos mil diez administra la cooperativa L’Olivera, reproduciendo el proyecto social de Vallbona de les Monges –la casa madre– con un hogar vivienda para jóvenes con discapacidad intelectual. En Calopa se hace el Vino de la ciudad de Barcelona y el Vino de Collserola, unas ocho mil botellas por año de vino tinto de las variedades garnacha y syrah.

No te lo pierdas. Podéis probar y adquirir los vinos y aceites. La visita básica cuesta nueve euros y también incluye 2 catas de cada, por veinte euros se incluye asimismo una buena comida y el último fin de semana de mes hacen puertas abiertas.

 Ciertas cosas que oculta el subsuelo de la ciudad de Barcelona.

Un túnel une la Casa de del Agua de la Trinitat Vella, en Sant Andreu, con la de la Trinitat Nova, en Nou Barris. Todos los domingos lo podéis recorrer sin costo. La Factoría del Sol organiza salidas al único tramo de las cloacas que se puede visitar. Y Cultruta organiza un recorrido en metro para conocer anécdotas de este transporte. Mas no hay que coger el casco y las protecciones por el hecho de que no se baja a ninguna de las estaciones llamadas espectro.

Cada domingo podéis recorrer sin costo el túnel que une Sant Andreu con Nou Barris. El teleférico que os va a llevar de Montjuïc a la Barceloneta. Y a la inversa. Probad vuestra fobia a las alturas y subid al Teleférico del puerto. La aventura comienza con la ascensión a la Torre de Sant Sebastià, el gigante de hierro concebido por el arquitecto técnico Carles Buïgas con ocasión de la Exposición Universal de 1929. Lo más apasionante es meterse en esa caja de cerillas roja –la cabina tiene espacio para diecinueve personas– para cruzar la urbe suspendidos a setenta metros de altura. Tras diez minutos de balanceo, sensación de ingravidez, y vistas de pájaro tal vez desearéis besar el suelo en Miramar; si os quedan ganas de volar, podéis retornar a la Barceloneta.

Una de las salas de conciertos más míticas de la plaza Reial.

Tienen una programación bien interesante y con fiestas regulares cada semana. Los apasionados al jazz han visto en este sótano a grandes nombres internacionales como Bill Coleman, Kenny Drew, Chet Baker, Lou Bennet, Stéphan Grappelli, Kenny Clarke, Ornette Coleman o bien Dexter Gordon.

No podéis estar en la Plaza Reial y no pasar por el Sidecar. Sala mítica de la ciudad de Barcelona y templo del rock.

Una bodega de las de siempre donde os vais a sentir como en casa, por el hecho de que a Rafel se le quiere. Por el hecho de que es la afabilidad y el trabajo duro encarnado. Paisanos del distrito de siempre y gente joven convergen prácticamente de forma natural en la barra y en las mesas donde saborear un buen vermú y un buen vino que acompañan tapas tradicionales . Pedidle a Rafel que os haga un surtido de embutidos de su tierra, la Vall Fosca.

El teatro de ópera de la ciudad de Barcelona. Es un distintivo de la urbe. Ni los incendios ni las crisis económicas han podido terminar con el espíritu y el esplendor del Liceu. Desde su inauguración y a lo largo de prácticamente un siglo, el Liceu fue el punto de referencia, de confluencia y de expansión de la vida artística, social y política de la ciudad de Barcelona y el termómetro de sus etapas de esplendor, de desarrollo y de decadencia. Tras el incendio de mil novecientos noventa y cuatro, la sala del auditorio se reedificó reproduciendo fielmente el aspecto que tenía la sala en mil novecientos nueve, mas con ciertas mejoras.

No es solo la casa de la ópera de la urbe, asimismo programa conciertos de música moderna, y si lo miráis con tiempo, podéis lograr entradas a un coste bastante accesible.

Una senda para localizar los escenarios que protagonizaron diferentes novelas. Se han escrito muchas novelas ambientadas en la ciudad de Barcelona. Ahí tenéis ‘La urbe de los prodigios’ de Eduardo Mendoza, ‘Desde la urbe nerviosa’ de Enrique Vila-Matas, ‘El día del Watusi’ de Francisco Casavella y las novelas de Mercè Rodoreda. O bien joyas de estricta actualidad, como ‘Picadura de Barcelona’ de Adrià Pujol, ‘Un jardín descuidado por los pájaros’ de Marcos Ordóñez y ‘Vallvi’, de Edgar Cantero.

Si deseáis conocer más sobre la memoria literaria de nuestras calles, adquirid uno de estos libros y leedlo en los bancos de un habitual patio del Eixample, el de la Torre de les Aigües.

Uno de los lugares más genuinos de la urbe y donde probablemente os servirán los mejores platos  y dónde puedes terminar tu día de la mejor forma es el retaurante samoa. Yo, que aprovecho cualquier ocasión para promocionar la lectura, os aconsejo que os hagáis con un buen libro y procuréis una sombra en algún jardín sosegado, de esos con emparrados y árboles fruteros y todo huele a mermelada de arándanos. Pasad así la tarde y después os vayáis de cena romántica a este restaurante. Pasad un sábado por la mañana leyendo a Foster Wallace entre los setos del Teatre Grec. o a Proust bajo los cipreses de los jardines de Laribal.

Finalmente, mas no por este motivo menos pastoril, dirigíos al Palauet Albéniz un domingo cualquiera con ‘El barón rampante’ de Italo Calvino. Es posible que, como al protagonista, os dé por escalar a un castaño y quedaros a vivir en sus ramas per saecula saeculorum.

Se puede salir a patinar por la ciudad de Barcelona de muchas formas, y una de las más entretenidas es… con tu hombre. 🙄 Ahora míralo a él…

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publicitaria, puedes escribirme con tu propuesta a johnnyzuri@hotmail.com

Deja un comentario